Pobreza, la tragedia en Haití

escudo_haiti¿Lo que ha ocurrido en Haití es culpa de las fuerzas de la naturaleza o del Vudú?”.  La respuesta no se hace esperar; “De las fuerzas de la naturaleza, por supuesto”.
Pero, ¿podría ser culpa del vudú?  Sorprendente pregunta, analicémosla con detenimiento.
En octubre 1989 63 personas murieron en un terremoto de escala 7 en Northern California, en el de Puerto Prince se estiman unas  50.000 muertes. ¿Por qué?
Lo ocurrido en Haití no es un desastre natural, es una historia de pobreza (David Brooks,”The underlying tragedy” The New York Times). Es una historia de falta prevención, de edificaciones débiles,  de falta de medios.  Haití comparte isla con República Dominicana, pero el abismo que existe entre los dos países es inmenso, la frontera infranqueable. Cómo entre dos países que comparten el mismo entorno y una historia similar, despiadados dictadores, corrupción e invasiones extranjeras, puede existir una diferencia tan grande.
Haití es una de las naciones más pobres del mundo, con una compleja red influencias anti-progreso. Por un lado se encuentra el vudú, una religión que esparce el mensaje de que la vida es caprichosa y que la planificación resulta inútil. Existe, también, una alta desconfianza en la sociedad. Y lo que es más determinante, se trata de una cultura que no asume las responsabilidades, lo que ha de pasar pasará, no importa que lo que hagamos. El destino está escrito.
E l así llamado mundo desarrollado ha tratado durante décadas de combatir la pobreza, pero no lo logra jamás. No hemos encontrado la fórmula adecuada. Aquellos países que reciben nuestra ayuda parecen no evolucionar, por el contrario, otros como China, lo hacen de maravilla sin nosotros. Haití necesita ayuda, si. ¿Pero de qué tipo? ¿Qué se espera de las autoridades locales? ¿Hacen lo suficiente? ¿Pueden más?

Esta entrada fue publicada en Noticias y clasificada en . Ir al permalink.Tanto los comentarios como los trackbacks están cerrados.