¿Seguro que crecemos?

Grafico_PIB_2012

El PIB generado por la economía española en el tercer trimestre de 2011 ha registrado un crecimiento del 0,8. Así, la economía española estabiliza su crecimiento interanual, en el que las exportaciones como impulsador del sector industrial, continúa siendo el principal motor de crecimiento. Así reza la más reciente nota de prensa del Instituto Nacional de Estadística (INE). Pero, ¿seguiremos así por mucho más tiempo?

Variación anual
Trimestres     2011TII    2011TI    2010TIV     2010TIII     2010TII
PIB                        0,6            1,1              0,6                0               0,2
Agricultura         -0,1            0,2             0,2                -3               -1,8
Energia                  0,8            3,2              6,3               4,5             0,9
Industria               3,5            3,8              1,2                1,3              2,5
Construcción       -3,3           -5,8            -5,3              -7,1             -6,4
Servicios               1                 1,2               1                  0,7            0,5

Fuente: INE 

Si observamos los datos que el mismo INE nos ofrece, las perspectivas no parecen demasiado alentadoras. El aspecto más positivo es que la economía española, con un crecimiento históricamente anclado en la construcción, es capaz de remontar el vuelo a pesar de la pésima situación en la que este sector se encuentra y de las pocas perspectivas de mejora en el corto y medio plazo.

El aspecto, si bien no negativo (todavía), pero sí preocupante, es que la demanda interna sigue siendo insuficiente para empujar nuestro crecimiento. Es la demanda externa, las exportaciones, las que echan carbón en la caldera. En el segundo trimestre de 2011 el sector energético está disminuyendo de forma considerable, la agricultura y la construcción están en retroceso, y la industria ya ha empezado a rebajar sus expectativas alcistas. Dependemos del buen funcionamiento y del dinamismo de los países de la Unión Europea, que representan más del 65% de nuestras exportaciones, para conseguir el “anhelado” combustible. ¿Cómo nos van a afectar, entonces los recientes recortes y la desaceleración de sus economías? No de forma muy positiva, evidentemente.

Según los últimos datos del INE, la Unión Europea en su conjunto ha atenuado su crecimiento interanual, pasando del 1,7% al 1,4%. Este comportamiento de menor crecimiento, se apreció de forma común en las principales economías europeas, con la excepción de Francia, que mantuvo su crecimiento en el 1,6%. Así, Alemania redujo tres décimas y Reino Unido una décima su crecimiento interanual, entre otros. El tándem “Merkozy”, totalmente entregado a salvar Europa de la crisis de la deuda, necesita enfriar el ambiente. Las implicaciones directas para España son una disminución de las exportaciones, un menor crecimiento, menos empleo, menos ingresos, más gastos y probablemente, a pesar de los recortes, más deuda.

Como reza el dicho, “Salimos del fuego para caer en las brasas”. Es verdad que hace unos años dependíamos del ladrillo, pero es que ahora dependemos de nuestros vecinos. ¡Oh, Santa Globalización!

Esta entrada fue publicada en Noticias. Ir al permalink.Tanto los comentarios como los trackbacks están cerrados.