Cómo contabilizar criptomoneda utilizada como medio de pago

1.    Breve explicación sobre las criptomonedas

La creación de Bitcoin precipitó la expansión de un ecosistema de monedas y tokens, todos ellos considerados criptomonedas aun cuando no todos entran dentro de la definición formal de “moneda”. Una moneda representa técnicamente (1) una unidad de cuenta, (2) una reserva de valor y (3) un medio de cambio, y dado que este ecosistema fue iniciado a partir de la creación de Bitcoin, que cumple con las tres características, todas se consideran criptomonedas a pesar de que la mayoría no lo son.

A la hora de distinguir entre moneda y token, podemos reducirlo en términos generales a que una moneda digital es solo eso, una moneda, o medio de pago, mientras que un token tiene una funcionalidad más amplia. Pero en la práctica, la línea entre las monedas y los tokens no es tan nítida y en muchas ocasiones se utilizan ambas palabras de forma confusa e intercambiable. No hemos de olvidar que la palabra token posee múltiples acepciones, desde moneda a ficha e incluso cheque regalo. Tradicionalmente se ha utilizado para referirnos a fichas que se utilizan como moneda de cambio en eventos privados como por ejemplo conciertos. Asimismo en muchas ocasiones nos referimos a Bitcoin como token y confundimos un token con una criptomoneda. A medida que la tecnología criptográfica ha ido avanzando la distinción se ha hecho cada vez más clara y en este momento podemos considerar la siguiente bifurcación: (1)  las criptomonedas, que incluye el Bitcoin y las Altcoins  cuya función es la de medio de pago y (2) los tokens o “criptovalores” que incorporan funciones adicionales.

La mayoría de Altcoins son una variante de Bitcoin, construida utilizando código abierto de Bitcoin con algunos cambios. Pero también existen otras que han creado su propia cadena de bloques y sus propios protocolos generando una moneda nativa. Ejemplos de estas criptomonedas incluyen Ethereum, Litecoin, Dash, Ripple, Omni, Nxt, Waves y Counterparty. La minería de Bitcoin requiere un gran poder de cómputo, lo que implica altos costes para los mineros que se dedican a esta tarea. El algoritmo creado para el Litecoin permite que casi cualquier sistema de cómputo pueda realizar minería, sin la necesidad de grandes inversiones en hardware. Por otro lado, la Altcoin Dash incrementa el anonimato de quienes participan en la red y mejora la velocidad de las transacciones. Una diferencia más entre las diversas criptomonedas con relación a Bitcoin, en un ámbito ya no técnico, es el del propósito de la moneda digital. La Altcoin Ripple surgió para servir como intermediario para toda transacción de unidades de valor, es decir, está diseñado para conectar diferentes sistemas de pago. El nicho al que apunta es al del cambio de divisas, un aspecto que el Bitcoin no integra.

Los tokens, por otro lado, son un activo o un valor que se asienta sobre una cadena de bloques determinada. En este caso, las plataformas más frecuentes son Ethereum o Wave. Los tokens pueden representar básicamente cualquier activo que sea fungible y negociable: desde participaciones en proyectos empresariales hasta medios de pago. Un ejemplo de tokens son los Energy Efficiency Coins (EEcoin). Este es un caso que como hemos mencionado anteriormente puede llevar a confusión. A pesar de que en su denominación aparece la palabra “coin”, no hace referencia a una moneda sino a un token a través del cual se puede participar en un ecosistema blockchain de energías renovables votando y proponiendo nuevos proyectos. Los propietarios de tokens, tienen derecho a votar, y pueden comerciar con ellos, pero no tienen los derechos de un accionista, aunque pueda parecer equiparable. La función más habitual de los tokens es la de recaudar fondos para proyectos específicos, algo que nos recuerda mucho más al crowdfunding que a las IPO. Sin embargo, en ocasiones se puede recompensar a los poseedores de tokens con participación en beneficios, o bien pueden utilizar estos tokens para comprar los productos y servicios de la organización.

En este artículo nos referimos en todo momento a criptomonedas como Bitcoin y Altcoins, en ningún caso hacemos referencia a los tokens en nuestras consideraciones.

Hemos de tener en cuenta a la hora de establecer su contabilización los diferentes usos que se puede dar a las criptomonedas. Podemos distinguir cuatro, a pesar de que en este informe únicamente analizaremos el uso comercial.

-            Uso de criptomoneda como actividad habitual de la empresa. Los agentes de cambio o “exchangers” tienen como actividad principal la compraventa de criptomonedas. En este caso las criptomonedas conforman la base de la actividad empresarial.

-            Uso de la criptomoneda como retribución a los “mineros” que llevan a cabo el proceso de validación en blockchain (“minería”).  Los mineros son agentes que han invertido en hardware, en software y en energía eléctrica para descifrar los algoritmos y validar los bloques de la tecnología subyacente en las criptomonedas.

-            Uso especulativo. Especuladores son aquellos que invierten en bitcoin u otras criptomonedas como puede hacerse con el oro, las acciones o cualquier valor financiero, para obtener un beneficio.

-            Uso comercial. Aquellos que utilizan las criptomonedas como medio de pago de bienes y servicios.

2.    La legislación existente y las Consultas Vinculantes

No existe hasta el momento legislación contable o fiscal que regule el uso de criptomonedas. Este informe se basa en consultas al Parlamento Europeo, a la Dirección General de Tributos y al Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC), así como el análisis de la legislación general en materia de tributación de las ganancias patrimoniales en la ley de la renta. A estos efectos, tanto la legislación como las interpretaciones pueden variar en el futuro a medida que los reguladores se pronuncien.

2.1.  Resolución Parlamento Europeo: Las criptomonedas definidas como medio de pago “al portador” y no como monedas de curso legal

La propuesta de resolución del Parlamento Europeo sobre monedas virtuales (2016/2007(INI)) considera que, si bien aún no se ha establecido una definición universal, en ocasiones se ha hecho referencia a las monedas virtuales como efectivo digital. La Autoridad Bancaria Europea (ABE) entiende las monedas virtuales como una representación digital de valor no emitida por un banco central ni por una autoridad pública, ni necesariamente asociada a una moneda fiduciaria, pero aceptada por personas físicas o jurídicas como medio de pago y que puede transferirse, almacenarse o negociarse por medios electrónicos; que las monedas virtuales se basan fundamentalmente en la tecnología de registros distribuidos (Distributed Ledger Technology), también llamada blockchain, base tecnológica para más de 900 sistemas de moneda virtual que facilitan los intercambios entre homólogos, y que la más destacada de ellas es por ahora el Bitcoin.

A diferencia de las monedas fiduciarias, la ausencia de una entidad central que respalde la emisión de esta moneda digital como crédito para pagos, hace que no pueda considerarse dinero electrónico de curso legal. En cualquier caso, aun cuando no puedan considerarse dinero de curso legal, sí que se trata de monedas electrónicas con unidad de cuenta, pudiendo ser utilizadas entre los miembros de su comunidad en transacciones de todo tipo como medio de pago «al portador».

Más aún, al margen del obligado cumplimiento de la normativas contable y fiscal, cualquier entidad española que opere con criptomonedas debe tener presente que esta actividad, directa o indirectamente, puede estar sujeta a las obligaciones contempladas en la Ley 10/2010 para la Prevención del Blanqueo de Capitales y en la LOPD (Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal).

2.2.  Consulta Vinculante Agencia Tributaria: Las criptomonedas consideradas “Otros efectos comerciales”

La Agencia Tributaria en la Consulta Vinculante V1029-15, de 30 de marzo de 2015, define a las criptomonedas como OTROS EFECTOS COMERCIALES, y establece que están sujetas y exentas de IVA:

  1. Por un lado se considera una operación sujeta a IVA:

“… la compra-venta de criptomonedas tener la consideración de actividad empresarial ya que procede a la ordenación por cuenta propia de factores de producción materiales y humanos o de uno de ellos, con la finalidad de intervenir en la producción o distribución de bienes o servicios. En concreto, se dedica a la compra y venta de moneda virtual a través de un portal de internet propio a cambio de una comisión, lo cual parece corroborar el carácter empresarial de la actividad.

  1. 2. Por otro lado, el artículo 135.1.d) de la Directiva 2006/112/CE del Consejo de 28 de noviembre de 2006 relativa al sistema común del impuesto sobre el valor añadido establece la exención de las siguientes operaciones:

“Art. 135.1 Los Estados miembros eximirán las operaciones siguientes:

d) las operaciones, incluida la negociación, relativas a depósitos de fondos, cuentas corrientes, pagos, giros, créditos, cheques y otros efectos comerciales, con excepción del cobro de créditos;”

Dicho artículo ha sido objeto de trasposición por el artículo 20.Uno.18º letras h) y i) de la Ley 37/1992 que disponen la siguiente exención:

“h) Las operaciones relativas a transferencias, giros, cheques, libranzas, pagarés, letras de cambio, tarjetas de pago o de crédito y otras órdenes de pago. (…)

i) La transmisión de los efectos y órdenes de pago a que se refiere la letra anterior, incluso la transmisión de efectos descontados. (…).”

Ni la Directiva ni la Ley del Impuesto sobre el Valor Añadido definen el concepto de «otros efectos comerciales» u «otras órdenes de pagos». La Abogada General en el asunto C-461/12, Granton Advertising, estimó que la expresión «otros efectos comerciales» únicamente puede comprender aquellos derechos que, sin ser un crédito o un cheque, confieran un derecho a una determinada cantidad de dinero. El informe de la Agencia Tributaria concluye que “… tal punto de vista también es acorde con la finalidad que yo atribuyo a la exención de las operaciones relativas a efectos comerciales. A mi juicio, se persigue tratar, a los efectos del IVA, a aquellos derechos que en el tráfico son considerados similares al dinero, como la propia entrega de dinero”.

El propio Tribunal de Justicia en las conclusiones de dicho asunto estimó que la exención prevista en el artículo 13, parte B, letra d), número 3, de la Sexta Directiva (actual artículo 135.1.d) de la Directiva 2006/112/CE) se refiere a medios de pago como los cheques y que por su propio funcionamiento debe implicar una transferencia de dinero.

En definitiva, si las entregas de dinero a título de contraprestación no están gravadas por el Impuesto, el objetivo de esta disposición es la exención de todas aquellas operaciones que impliquen el movimiento o transferencia de dinero, ya sea directamente a través de transferencias o bien a través de diversos instrumentos como los cheques, libranzas pagarés u otros que supongan una orden de pago.

Por tanto, de la consulta vinculante de la Agencia Tributaria se puede concluir que las monedas virtuales, como Bitcoin, actúan como un medio de pago y por sus propias características deben entenderse incluidas dentro del concepto «otros efectos comerciales».

De ambas consultas se deriva que el uso de estos activos financieros (“efecto comercial”), para el pago de bienes o servicios ha de considerarse como una permuta comercial: intercambio de dos activos de distinta naturaleza. El Plan General de Contabilidad establece que “Se diferencian las permutas de carácter comercial de las que no lo son, identificando las primeras por el indicio de que los flujos de caja esperados del activo recibido difieren significativamente de los del entregado, bien porque la configuración de los citados flujos difiere o bien porque el valor subjetivo para la empresa del bien recibido es mayor que el del entregado, convirtiéndose por tanto este último desde un punto de vista económico en un medio de pago. A partir de este razonamiento, cuando la permuta tiene naturaleza comercial, la norma dispone que deberá contabilizarse el correspondiente resultado siempre y cuando pueda obtenerse un valor fiable del valor razonable del elemento entregado o, en su caso, del recibido”

2.3.  Consulta planteada al Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC): Las criptomonedas como existencias

El 5 de marzo de 2014 el ICAC, en respuesta a la consulta planteada por DikéAbogados, calificó el bitcoin, y a las monedas virtuales en general, como EXISTENCIAS, a tenor de su interpretación de la NRV 10ª.

La ICAC hace referencia a aquellos que utilizan las criptomonedas como actividad habitual de la empresa, los llamados “exchangers” o agentes de cambio.  En este caso, la criptomoneda es el objeto de la actividad y se considerará como una existencia. La cifra de negocios de la empresa será la venta de criptomonedas y el margen bruto vendrá de la diferencia entre la venta y la compra de criptomonedas, ajustada por la variación de existencias.

Las criptomonedas se contabilizarán en el momento de la compra por su coste de adquisición. El criterio de valoración de las existencias será el de precio medio ponderado (PMP) y se considerará el posible deterioro y reversión de deterioro como en cualquier valoración de existencias, con el límite máximo del precio de adquisición.

2.4.  Ley del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas

Las criptomonedas están sujetas a cambio en su valor por lo que se trata de un hecho contable especulativo que registra la variación patrimonial a través de la cuenta de pérdidas y ganancias. La legislación, tal como hemos comentado anteriormente, aún no se ha pronunciado a este respecto, y no existen (en lo que alcanza mi conocimiento) consultas a órganos competentes. Hemos, pues de examinar lo que la legislación argumenta sobre las pérdidas y ganancias patrimoniales a modo general en la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

El Artículo 33 de dicha ley define las ganancias patrimoniales como “las variaciones en el valor del patrimonio del contribuyente que se pongan de manifiesto con ocasión de cualquier alteración en la composición de aquél, salvo que por esta Ley se califiquen como rendimientos”.

De esta definición concluimos que para que exista una ganancia patrimonial (o pérdida) han de concurrir dos hechos: (1) ha de existir una variación en el valor del patrimonio y (2) un cambio en la composición de dicho patrimonio.

Analizaremos tres casuísticas: (1) El intercambio de criptomoneda por moneda de curso legal, (2) el intercambio de criptomoneda por bienes o servicios y (3) el intercambio de criptomoneda por otra criptomoneda.

En el primer caso existe una variación en la composición al tratarse de bienes de naturaleza distinta (una moneda digital y dinero fiduciario) y también existe variación en el valor entre el valor contable de la criptomoneda y el valor del dinero (equivalente al valor razonable de la moneda digital en el momento de la permuta). Conforme a la Ley del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas se ha de reconocer una ganancia (o pérdida) patrimonial[1].

En el segundo caso, existe una variación en la composición al tratarse de bienes de naturaleza distinta (una moneda digital y un bien o servicio) y también existe variación en el valor entre el valor contable de la criptomoneda (coste adquisición) y el valor razonable de la criptomoneda (valor de cotización) que equivale al bien adquirido. Conforme a la ley de la renta se ha de reconocer una ganancia (o pérdida) patrimonial.

El tercer caso puede resultar más complejo. Pueden existir dudas respecto a si existe cambio en la composición del patrimonio si se permutan dos criptomonedas. Supongamos que tenemos un Bitcoin con valor contable, a precio de adquisición, de 16.000€ y con cotización actual 16.500€ y lo intercambiamos por 16,5 ETH cotizados a 1.000€.  A mi entender existe una variación en la composición ya que intercambiamos un bitcoin (1BTC) por 16,50 ethers (16,5ETH), ambas la cantidad es diferente, así como las características y los flujos de caja esperados. Existe además una variación en el valor: el valor (contable) del bien entregado es 16.000€ y valor razonable del bien recibido (y entregado) es de 16.500€.

Concluimos en este informe que, en los tres casos, existe una ganancia (pérdida) patrimonial asociada, y entendemos que ha de contabilizarse a tal efecto.

3.    Propuestas de contabilización de criptomonedas como medio de pago en compraventa de bienes y servicios

En este informe analizamos la contabilización cuando la criptomoneda se utiliza como medio de pago en la compraventa de bienes y servicios.

Si atendemos a la naturaleza comercial del intercambio, y a la resolución del Parlamento Europeo de no considerar las criptomonedas como monedas de curso legal, hemos pues de considerarlas «efectos comerciales». Derechos que, sin ser un crédito o un cheque, confieran un derecho a una determinada cantidad de dinero.

Una empresa o persona física, para poder utilizar criptomonedas como medio de pago en la compraventa de bienes y servicios primero ha de realizar la compra en el mercado cambiario (exchangers) de dicha criptomoneda. A tales efectos, analizaremos la contabilización de las operaciones diferenciando dos hechos contables: (a) la compraventa de moneda digital con entrega de dinero de curso legal y (b) la compraventa de productos y servicios mediante uso de criptomonedas.

a)      Compraventa de moneda digital con entrega de dinero de curso legal

La compra de criptomoneda en el mercado de monedas digitales mediante la entrega de dinero de curso legal, se ha de tratar como la activación de un efecto comercial en el Activo Corriente, si el plazo de permanencia es inferior o igual a un año, o en el Activo No Corriente si el plazo supera el año, en la partida DEUDORES COMERCIALES Y OTRAS CUENTAS A COBRAR. A este efecto, la cuenta propuesta es la 450 para el corto plazo y la 583 para el largo plazo. No obstante, se ha de tener en cuenta que la partida 450 no aparece en el PGC de 2007 y a tal efecto puede utilizarse la cuenta 431 “Clientes, Efectos comerciales a cobrar”.

b)      Compraventa de productos y servicios mediante uso de criptomonedas

La contrapartida del bien o servicio entregado/recibido es el efecto comercial (criptomoneda) recibido/entregado. Las criptomonedas están sujetas a cambio en su valor por lo que se trata de un hecho contable especulativo que registra la variación patrimonial a través de la cuenta de pérdidas y ganancias. Al no tratarse la criptomoneda de una moneda de curso legal, hemos de considerar este intercambio como un intercambio de activos. Ambos activos, producto/servicio y criptomoneda tienen naturaleza distinta, por lo que se ha de tratar como una permuta comercial.

El PGC establece que nos encontraremos ante una permuta comercial cuando:

“La configuración (riesgo, calendario e importe) de los flujos de efectivo del inmovilizado recibido difiere de la configuración de los flujos de efectivo del activo entregado, o

El valor actual de los flujos de efectivo después de impuestos de las actividades de la empresa afectada por la permuta se ve modificado como consecuencia de la operación, y

La diferencia identificada en a) o en b) resulta significativa al compararla con el valor razonable de los activos intercambiados.”

Las permutas comerciales establecen que se ha de dar de baja el activo que entregamos por su valor contable, y el activo que recibimos, por el valor razonable del bien entregado o el valor razonable del recibido si éste último es menor. El valor razonable de la criptomoneda vendrá definida por su cotización en tiempo real en el mercado criptográfico. En consecuencia, esta operación puede dar lugar a un beneficio o a una pérdida en la cuenta de pérdidas y ganancias.

Contabilización de las operaciones:

a)      Compra de moneda digital con entrega de dinero de curso legal

El 1/02/2017 se realiza la compra de criptomoneda, en concreto de la criptomoneda Bitcoin.

Cotización a la fecha: 1BTC= 16.000€

(450) Bitcoin                     16.000€ (cotización en 1/2/2017: 1BTC = 16.000€/BTC)

(626) Comisiones                     32€

(472) H.P. iva soportado            6€

(572) Bancos                                                                     16.038€

Compraventa de productos y servicios mediante uso de criptomonedas

Compra de productos/servicios con Bitcoin el 5/2/2017.

La cotización 1BTC = 16.025€

El precio del producto/servicio es de 12.100€ que equivale a 0.7562 BTC según cotización del 5/2/2017 (12.100/16.025= 0.7551 BTC). La permuta comercial valora el bien entregado, el Bitcoin, por su valor contable (0.7551 x 16.000 = 12.081€) y el bien recibido por su valor razonable, o por el valor razonable del entregado si es menor. En este caso ambos valores son 12.100€. La diferencia se ha de registrar como beneficio.

(6)    Compra                       10.000€

(472) H.P. IVA soportado      2.100€

(450) Bitcoin                                                                     12.081 €  (0.7551BTC a 16.000€)

(763) Beneficio                                                                        19 €  (12.100€-12.081€)

El 10 de febrero se venden productos y servicios de la empresa y se recibe Bitcoin como medio de cobro.

Cotización a 10/02/2017: 1BTC = 16.200€

La permuta comercial valora el bien entregado por su valor contable 24.200€ (IVA incluido) y el bien recibido por su valor razonable o el valor razonable del entregado en caso de ser menor. En ambos casos el valor razonable es 24.200€ (1.5031BTC = 24.200€). No existe beneficio ni pérdida.

(450) Bitcoin                      24.200€ (1.5031 BTC a 16.100€)

(7)     Venta                                                                                   20.000€

(472) H.P. IVA repercutido                                                            4.200€

Venta de moneda digital con entrega de dinero de curso legal

El 20 de febrero la empresa vende sus Bitcoin por moneda fiduciaria.

Cotización a 20/02/2017: 1BTC= 16.200€

Tenemos 1.7580 BTC (ver tabla 1) valorados a PMP de 16.086€ /BTC, lo que equivale a 28.119€, y los vendemos por 28.319€ (1.7580*16.200€) con una ganancia de 200€.

(572) Banco                      28.300 €

(626) Comisión                        19 €

(450) Bitcoin                                                                            28.119 €  (1.7480BTC a  16.086€)

(763) Beneficio                                                                             200 €

Tabla 1: Mayor de la cuenta 450

Cuenta 450 Bitcoin (en unidades de Bitcoin)

Fecha Cotización

Valor contable

Entrada

Salida

Saldo

01/02/2017

16,000 €

16,000 €

1.0000

1.0000

05/02/2017

16,025 €

16,000 €

0.7551

0.2449

10/02/2017

16,100 €

16,086 €

1.5031

1.7480

20/02/2017

16,200 €

16,086 €

1.7480

-

Cuenta 450 (en € según coste adquisición del Bitcoin)

Fecha Cotización

Valor contable

Entrada

Salida

Saldo

01/02/2017

16,000 €

16,000 €

16,000 €

-   €

16,000 €

05/02/2017

16,025 €

16,000 €

-   €

12,081 €

3,9190 €

10/02/2017

16,100 €

16,086 €

24,200 €

-   €

28,119 €

20/02/2017

16,200 €

16,086 €

-   €

28,119 €

-   €

4.    Conclusiones

  • La compra y venta de criptomoneda está exenta de IVA, pero no así las comisiones asociadas a dicha transacción.
  • Las ganancias o pérdidas ocasionadas por los ajustes de valor de la criptomoneda tributarán por el Impuesto de Sociedades o el IRPF.
  • Al no existir un banco intermediario, las ganancias derivadas de estas operaciones no vendrán recogidas en la documentación enviada por la Agencia Tributaria para la elaboración del IRPF. Esto no exime al contribuyente de su tributación.
  • Al no ser el bitcoin una moneda de curso legal, las criptomonedas no pueden tener la consideración de moneda funcional. No se podrá así contabilizar en dichas monedas. La moneda funcional de las empresas españolas es el euro.
  • El intercambio de criptomoneda con (1) dinero de curso legal, (2) bienes y servicios o (3) otra criptomoneda ha de considerarse permuta comercial y contabilizarse de acuerdo a lo establecido a tales efectos en el Plan General de Contabilidad.

Bibliografía

Consulta Vinculante V1029-15 a SG de Impuestos sobre el consumo, 30/03/2015 Ley 31/192 art. 20-Uno-18h. El consultante se dedica a la compra y venta de moneda electrónica Bitcoin.

Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de modificación parcial de las Leyes de los Impuestos sobre Sociedades, sobre la Renta de no Residentes y sobre el Patrimonio (Ley 35/2006, de 28 de noviembre)

Parlamento Europeo 2014-2019         A8-0168/2016 – 3.5.2016 INFORME sobre monedas virtuales (2016/2007(INI)) Comisión de Asuntos Económicos y Monetario. Ponente: Jakob von Weizsäcker

Plan General Contable 2007. Normas de Valoración.

Respuesta del ICAC del 5 de marzo de 2014 a la consulta planteada por DikéAbogados.


[1] Vemos también que, atendiendo a la definición de permuta comercial, también puede existir una pérdida o una ganancia que ha de registrarse en el momento en que los bienes se intercambian.

Publicada en Noticias | Comentarios cerrados

Blockchain una nueva era para la empresa

La tecnología blockchain cambiará la forma en que las organizaciones se interrelacionan. Puede que Bitcoin sea una burbuja, pero Blockchain llega para quedarse. Aprende cómo te puede afectar.

Publicada en Noticias | Etiquetas , , , , | Comentarios cerrados

Quita Global

deudaHemos de entender la naturaleza de esta crisis para poder combatirla. Su principal característica es que nos encontramos ante un complejo entramado de factores que se confabulan e intrigan para destruir un sistema que hemos construido bajo la  falsa premisa de que el crecimiento es infinito, y los recursos ilimitados. Es lo cinematográficamente diríamos: “nos atacan por todos los frentes”.

Acompañando a esta crisis sistémica, encontramos otras. La crisis energética que amenaza con desatarse en breve. La crisis de un modelo europeo construido a partir de una débil unión monetaria, carente de estructura política y fiscal. La “crisis” (por así llamarla) de un modelo productivo poco eficiente y aún menos productivo, hipotecado durante años por el sector inmobiliario, e incapaz de generar valor añadido. Y finalmente la crisis financiera y fiscal, que si bien se manifiesta es estas dos fórmulas, su causa es común: el excesivo endeudamiento público y privado al que nos hemos visto abocados. Y digo “abocados” porque si bien es fácil apuntar a banqueros y a políticos como los culpables de esta losa que nos oprime, ellos no son más que la consecuencia lógica de una sociedad y de un sistema económico que desde hace más de 100 años hemos creado y ensalzado entre todos. No rehuyamos la responsabilidad, todos hemos contribuido a esta situación, y seguir negándolo no nos ayudará a encontrar la solución.

La solución definitiva no vendrá de la mano de ninguna medida política, ni de formulas mágicas. La solución hemos de construirla entre todos y a lo largo de muchos años.  Pero antes hemos de ocuparnos de lo urgente, y así tener fuerzas para afrontar lo importante. Muchos países están ahogados por el “ineludible” compromiso de pago de sus respectivas deudas. La prioridad es pagar a los creditores y el resto se destina, con poco éxito, a tratar de no desmantelar el estado del  bienestar. Quizás tengamos la sensación de ser los únicos en esta situación, pero no hemos de olvidar que países como Portugal, Italia, Grecia, Irlanda sufren desde hace tiempo los efectos de esta asfixia. Quizás algunos hayan llegado a pensar que es un mal que sólo afecta a los “pobres” países del sur de Europa, que ellos están a salvo, que lo han hecho bien. Pero la sombra del impago se cierne ya sobre países como Francia, EEUU, e incluso la “intocable” Alemania.

Esta posibilidad hace temblar los cimientos de una norma hasta ahora inquebrantable: el impago. La posibilidad de una Quita Global es cada vez mayor. La condonación de deuda a Grecia se está viendo como una fase de prueba, pero el impago ha de hacerse de forma global, ordenada y con pleno acuerdo. De no ser así, el impago se extendería como un virus al sector privado; “Si los estados no pagan por qué han de hacerlo empresas de grande, mediana y pequeña capitalización que han emitido pagarés (incluso al 7%) en una época de sequia crediticia y de claro estancamiento económico” Estas palabras fueron pronunciadas por el que fuese economista jefe del FMI, Kenneth Rogoff durante una charla en la Sociedad de Editores y Escritores de Negocios Americanos (SABEW). La quita esta servida.

Pero esta medida, impensable hace algún tiempo, tan sólo serviría para liberar momentáneamente a los países de una muerte por asfixia, no soluciona el problema de fondo. Hemos de pasar de un sistema de crecimiento continuo a otro de mejora continua. ¿Cómo? No creo que nadie lo sepa, ese es nuestro reto.

Publicada en Noticias | Comentarios cerrados

La próxima crisis

Crisis_energeticaHace unos días, Antonio Turiel, presentó en el programa de TV3 “Singulars” una perspectiva de futuro aterradora. Este científico del CSIC, que ha hecho de la energía su principal campo de batalla, lleva años tratando de difundir el ingrato mensaje de que nuestra civilización está condenada si sigue empeñada en el modelo basado en el crecimiento perpetuo. Turiel apuntó que, desde 2005 la producción de petróleo está estancada, y que, a partir de ahora, los problemas de suministro afectarán a escala global. No cesará la producción de petróleo, pero su extracción no podrá realizarse al ritmo que la sociedad demanda. Según los expertos, será ‘duro’ si la producción de petróleo cae del 2% al 3% anual, pero será considerado ‘catastrófico’ si cae un 8 o 9%. Se calcula que el PIB desciende un 0,3% por cada 1% de disminución en el consumo de petróleo.

Turiel, apuntó que “todas las actividades económicas son dependientes del petróleo”, por lo que el impacto es transversal y profundo, apuntando como solución básica la revisión de las alternativas existentes para lograr un cambio de modelo económico. Los científicos calculan que, de continuar creciendo, en el 2050 necesitaremos el doble de energía, una alternativa no viable dadas las fuentes actualmente disponibles.

El pico del petróleo – Oil Peak – se alcanzó en 2005, a partir de entonces su producción está estancada; el del carbón y el gas se estima que llegará en 2015 y 2020 respectivamente; en cuanto a la explotación de uranio, tuvo un pico de producción en 1980, y se le atribuye un segundo pico en el año 2040. Además, según ha comentado el propio Turiel, “se han creado demasiadas centrales nucleares en el mundo, sobran, y las reservas de uranio están a punto de agotarse”. Por otra parte, las energías renovables como los biocombustibles, la energía hidroeléctrica, eólica  o solar, la biomasa, la energía geotérmica o mareomotriz no pueden cubrir el “gap” que nos deja el petróleo a causa de su bajo rendimiento, sus elevados costes y su escaso potencial y menor capacidad de expansión.

Cada vez son más los que proponen pasar de un modelo basado en el consumo a un modelo basado en la sostenibilidad. Siempre queda muy bien decir esto. Pero, ¿qué significa realmente? Para el científico del Instituto de Ciencias del Mar, Jordi Solé, significa eliminar la automoción privada, consumir cerca de donde se produce, disminuir las redes y eliminar la producción de bienes superfluos; recuperar prácticas agrícolas como la rotación de cultivos y utilizar los parques de las ciudades para hacer más-  incrementando la necesidad de mano de obra; procesos industriales que prioricen la sostenibilidad y diseños que favorezcan el mantenimiento, la reparación y el reciclaje de materiales; y finalmente, en el marco social, Solé considera necesario “construir un banco de alimentos para proteger a los más necesitados, construir cooperativas productor-consumidor y que la gente sin trabajo aporte su tiempo en tareas útiles para la comunidad“. Esta última propuesta está muy en línea con la preocupación de ciertos economistas, como Santiago Niño Becerra, que advierten del incremento continuo del desempleo si tenemos cuenta dos factores:  el primero, una economía cada vez menos intensiva en mano de obra y el segundo, una población mundial con altas tasas de crecimiento.

Algunos gobiernos han adoptado medidas para reducir el consumo energético. En el caso del gobierno español cabe resaltar la reducción temporal de la velocidad a 110km/h en autopistas y autovías, potenciar el transporte público, renovar el sistema de alumbrado público… etc. No rozan ni la superficie de las que nos proponen los expertos. Pero hemos agradecerle algo a la crisis económica que nos azota desde 2008. Ella solita ha conseguido un giro histórico sin precedentes en el consumo energético en España. En el caso de la electricidad el consumo ha retrocedido a niveles de 2004, mientras que en el de los gasóleos lo ha hecho a niveles de 2000. Es obvio que el planeta se auto-regula ante nuestra incapacidad.

Creo que es necesario que todos nosotros, la población, los medios de comunicación y los responsables políticos, tomemos conciencia de la situación y de la gravedad del problema. Que no tengamos que repetir la famosa frase, “pero si se veía venir, ¿por qué nadie hizo nada?”

Publicada en Noticias | Comentarios cerrados

Rescate sí o no, ¿acaso importa?

RescateRescate sí o no, rescate ahora o después, rescate por voluntad propia o por imposición (¿nos queda capacidad de decisión?), prima de riesgo alta o baja, calificación basura de la deuda, reacción de los mercados… todo esta algarabía es simple “politiqueo”.
El rescate no generará puestos de trabajo, no confundamos el tocino con la velocidad… El gobierno no pone en mayor riesgo nuestra economía real al retrasar la petición de rescate… Está jugando con los mercados (economía especulativa) de la mano y con la aprobación de la señora Merkel  y el resto de mandatarios europeos.
La economía real, por otro lado, se encuentra desamparada ante las horribles previsiones del FMI sobre el crecimiento del PIB español, el continuo incremento de la tasa de paro, la baja productividad y la baja capacidad de generar valor añadido de nuestro tejido empresarial y sobre todo el incesante crecimiento de la deuda  pública y privada a pesar de los “recortes” impuestos.
Diagnóstico: La economía está jodida, y la política está jugando al ratón y al gato.
Supongamos el mejor de los casos: Europa nos inyecta el dinero suficiente para sanear todo el sistema bancario y pagar la deuda externa… Aún así no sería suficiente, ya que seguiremos generándola si vivimos por encima de nuestras posibilidades, es decir si no producimos tanto, o más, de lo que gastamos.
La política puede intervenir promoviendo políticas de redistribución equitativa de la renta y facilitando la educación y la formación de un tejido social y empresarial capaz de generar mayor riqueza sin necesidad de acudir a la deuda externa.
¿Cuál es la trampa? La trampa es doble, por un lado hemos construido (entre todos) un modelo económico, político y social  basado en la maximización-del-beneficio-a-pesar-de todo-y-de-todos. Bajo este modelo, que no se caracteriza precisamente por su voluntad redistributiva y social, las decisiones políticas protegerán la concentración de capitales en detrimento de la “equidad redistributiva”: seremos más pobres, pero no todos por igual.
Por otro lado la sociedad española se ha caracterizado históricamente por ser excesivamente jerárquica; el  gobierno nos ha de proporcionar un medio de vida y nos ha de solucionar todos nuestros problemas y es el último responsable de todas nuestras desgracias. La actitud emprendedora brilla por su ausencia. Esto sin mencionar la enquistada cultura del “pelotazo” que ha reinado a sus anchas durante los años de bonanza y que tanto daño ha hecho a una juventud que se pregunta por qué tiene que formarse si puede obtener dinero fácil sin apenas esfuerzo y que prefiere un Audi a un título universitario.
¿Solución?: la educación. Reeducar a la sociedad, no sólo a los jóvenes,  a través de la creación de referentes económicos y culturales de mayor calidad, a través de propiciar la cultura del esfuerzo y no la del oportunismo, la cultura de la cooperación y solidaridad en lugar de la competitividad y el individualismo.
¿Cuál es la situación real?: la cruda realidad es que España tiene uno de los índices de fracaso escolar más elevados de toda Europa. De todas las desmoralizadoras noticias que inundan los medios de comunicación, ésta es la más preocupante y a pesar de ello, TODOS estamos preocupados por si Rajoy pide el rescate ya o no.  Y yo me pregunto… ¿qué más da?

Publicada en Noticias | Comentarios cerrados

Una gran oportunidad

Pictures-Urbane-Way-opportunityNos hallamos ante un cambio de paradigma económico, que nos hará retroceder a niveles de austeridad de hace 20 años y esto será bueno tanto para la humanidad como para el planeta.

Dejad que me explique.

A menudo solemos caer en la trampa de las particularidades; corralitos, pacto fiscal, rescates, porque son más inmediatas y nos resultan más comprensibles. Cuando tratamos de abrir el obturador a nuestro enfoque, las cuestiones se tornan confusas, menos llamativas, pero mucho más relevantes.

Si damos un paso atrás y miramos la situación con mayor perspectiva, nos daremos cuenta de que la crisis de España es una simple anécdota. La crisis que atravesamos es una crisis que afecta al planeta en su conjunto y tiene su origen en la obsolescencia de nuestro modelo económico. Un modelo basado en el crecimiento continuo, con recursos limitados. Son innumerables las voces que se han alzado advirtiendo desde hace años que, de continuar a este ritmo, nos vamos a “cargar” el planeta”.  Es precisamente la gravedad de la cuestión y lo poco que creemos poder hacer al respecto, lo que nos inmuniza ante ella, en cambio la simple mención del corralito nos congela la sangre.

Mi actitud ante este panorama es positiva. Quiero pensar que todo lo que está sucediendo nos llevará a algo mejor, a un modelo de crecimiento sostenible, que ayude a conservar este planeta para las generaciones futuras. Este es el reto que la historia nos ha asignado y para el cuál considero que no estamos todavía preparados. No es posible idear un sistema socioeconómico totalmente (o parcialmente) nuevo con los líderes que esta sociedad ha creado. Necesitamos un proceso de adaptación y aprendizaje. Y en ello estamos.

No queramos ver esta crisis como algo transitorio, como una gripe económica que se ha de combatir con los fármacos convencionales. Se trata de una transformación completa que requerirá un gran esfuerzo  por parte de todos nosotros. Es cómodo atribuir toda la responsabilidad a los dirigentes, pero la culpa es compartida ya que tenemos los políticos que hemos creado, ellos somos nosotros. Durante los próximos 15 o 20 años de “decrecimiento” continuo, vamos a tener la gran oportunidad (permitidme cierto sarcasmo) de formarnos y transformarnos en una sociedad nueva, una sociedad capaz de crear dirigentes que construyan un sistema económico, político y social en el que merezca la pena vivir. Por favor, no la desaprovechemos.

Publicada en Noticias | Comentarios cerrados

Luz a final del túnel

tunelEn un debate informal con profesores de economía de la UPF y de Yale tuve la osadía de comentar que, a mi juicio, la solución a la crisis sistémica que padecemos es la COOPERACIÓN (en mayúsculas).  Su respuesta fue de libro: “No existe mayor cooperación que la que se establece entre los agentes económicos que participan en el funcionamiento de los mercados; un comprador y un vendedor que se ponen de acuerdo para el intercambio.” He de reconocer, que en un primer momento, la respuesta me decepcionó. Está claro que mi intención, al utilizar esta palabra, era la de provocar una reacción contundente, y la respuesta me pareció tanto descafeinada como evasiva, pero me hizo reflexionar.

Es cierto que en los mercados de bienes reales la defensa de los intereses particulares nos conduce a una cooperación, y que a partir de esta cooperación todos los agentes (salvo ineficiencias) obtienen un excedente positivo. Señores, lamento decirles que las reglas han cambiado, el mercado financiero a pasado de estar al servicio de la industria a dominarla. En éste mercado para que unos ganen otros han de perder, los economistas lo denominan “mercado de suma cero”;  la cooperación no surge a partir de la conjunción de intereses individuales, es el interés del fuerte el que prevalece.   En este sistema, perfectamente engranado, dónde el único objetivo el beneficio económico y dónde no les tiembla el pulso a la hora de atacar a un país o al Euro si así aumentan sus ingresos, la ineficiencia se encuentra en  la asimetría entre un mercado con poder y alcance mundial y unos gobiernos no globalizados, débiles, incapaces de imponerse a la ley del más fuerte.

La solución es difícil. No parece probable que las fuerzas políticas sean capaces de adquirir a corto o medio plazo el poder  y la capacidad suficiente como para regular unas ineficiencias tan complejas. La autorregulación del mercado es la fórmula más sencilla y menos costosa, pero está generando externalidades que son tanto socialmente inaceptables como económicamente insostenibles.

Algunas voces, como Jean-Louis Chaussade, Director General de Suez Environment, se atreven a proponer soluciones como el “Progreso Compartido”. Un modelo basado en tres dimensiones: dimensión tecnológica, dimensión económica y social y dimensión de la colectividad humana, dónde la reflexión en solitario deja pasar a la coordinación de todos los grupos de interés en la toma de decisiones. Ideas como las del Sr. Chaussade  están poco a poco abriéndose camino entre las rígidas convenciones racio-económicas que nos rodean, y nos abren vías nuevas para entender un futuro que permanece oculto tras la incertidumbre.

Me gustaría creer que algo cambió ayer en la cumbre europea; no sé si fue que España e Italia ganaron el pulso a Angela Merkel, o bien que la Canciller por fin vio la luz. Fuese como fuese, esperemos que sea la luz al final del túnel.

Publicada en Noticias | Comentarios cerrados

La Reforma Financiera

imagesLa “Reforma Financiera de Guindos” gira en torno a un único tema, el agujero que el derrumbe de la burbuja inmobiliaria ha abierto en el sistema financiero español. Se estima que los bancos tienen más de 300.000 millones de euros invertidos en ladrillo, de los cuales 184.000 millones calificados como “dudosos” fueron parcialmente provisionados en la anterior reforma, y otros 123.000 millones sanos que se regularizarán en la reforma presentada el pasado viernes. Los bancos deberán llevar a pérdidas le 52% del valor de los solares y de los préstamos sin garantía real, el 29% para la promoción en curso y en un 14% en la promoción terminada
En total, se calcula que se necesitarán 30.000 millones más de provisiones de las que estaban tipificadas en la reforma anterior, que eran de algo más de 54.000 millones de euros. Es decir, en total se espera tener 84.000 millones de euros en provisiones
Los bancos deberán presentar ante el Banco de España sus planes para cumplir con las nuevas exigencias antes del 11 de junio
El objetivo de estas provisiones es que los bancos asuman de forma definitiva la pérdida de valor de las propiedades que tienen en sus balances (a la espera de que salgan a la venta a precios muy inferiores y se reactive el mercado inmobiliario) y acabar de una vez por todas con la toxicidad que tiene paralizado el flujo crediticio. La reforma obliga a sacar los “ladrillos” de los balances de los bancos a sociedades independientes (popularmente conocidos como “banco malo”) por el valor contable minorado por las provisiones, antes del 31 de diciembre de 2012, con el fin de delimitar de forma clara y precisa el riesgo promotor del sector financiero.
De Gindos señaló que para el Gobierno sería deseable que fuesen inversores privados quienes financiasen estas sociedades independientes, pero que no puede garantizar esta idea. O dicho con otras palabras, que el inversor, muy a su pesar, será el Estado.
Por otra parte, la devaluación de activos obliga a las entidades a incrementar sus fondos propios con cargo, así lo ha explicado el ministro, a sus (exiguos) resultados o acudiendo al (desconfiado) mercado de capitales. Por lo que, de nuevo, será la ayuda pública, a través de la suscripción bonos convertibles contingentes (”cocos”) o de capital, la que habrá de fortalecer los “maltrechos” balances bancarios. Eso sí, hemos de estar tranquilos ya que se tratará de un préstamo que las entidades devolverán a un (imposible) interés del 10%. Maravilloso.
La pregunta que nos hacemos todos es, ¿de dónde pretende el gobierno sacar los miles de millones que serán necesarios para tapar semejante agujero? ¿Acudiremos a Europa con el rabo entre las piernas para someternos a su “intervención” o preferiremos desmantelar el sistema educativo y sanitario con la barbilla bien alta y el orgullo nacional intacto?

Publicada en Noticias | Comentarios cerrados

Guía Presupuestos 2012

presupuestos-generales-del-estado-2012

España hace años tomó una decisión que hoy nos condiciona; entró a formar parte de la Unión Europea. No sólo esto sino que abandonamos la peseta y adoptamos una moneda única que limita aún más nuestra discrecionalidad en la toma de decisiones políticas, económicas, financieras, fiscales e incluso sociales. Continuamente hablamos de la pérdida de soberanía que supone la construcción de una Europa única, pero pocas veces somos capaces de entender las consecuencias, y mucho menos de aceptarlas.

El Gobierno (logo azul o rojo es indiferente) se ve forzado a reducir la deuda contraída con el exterior a pesar de la necesidad de crecimiento que tiene nuestra economía. Europa y el resto de países, se asegura la devolución de sus préstamos, préstamos que a su vez les enriquecieron e incentivaron durante los años de esplendor. Esto implica que hemos de rebajar 3,2 puntos porcentuales nuestro déficit actual, que traducido supone que hemos de ahorrar 34.000 millones de euros.  Esta cifra se calcula teniendo en cuenta la previsión de decrecimiento del PIB en un 0,7%, según las previsiones del Gobierno (Presupuestos 2012 pág. 117). A estos 34.000€ hemos de añadir el incremento de los intereses de la deuda y otros pagos pendientes de años anteriores que aumentan cifra final a 46.000 millones de euros.

Este objetivo se pretende alcanzar tanto por la vía de incremento de los ingresos, como por la de reducción del gasto. En un contexto de recesión económica como el actual, sólo es posible incrementar los ingresos a través de un proceso de intensificación fiscal.

Capítulo de ingresos

El objetivo del Gobierno es incrementar la recaudación sin desincentivar el crecimiento económico; fácil de enunciar pero difícil de articular. Podemos resumir cinco grandes grupos de medidas.
1.    No actuación en el ámbito del consumo para no desincentivarlo aún más. A pesar de ello se prevé un descenso en la recaudación del IVA a causa de la recesión económica.
2.    Gravamen complementario a la cuota íntegra del IRPF (Real Decreto-ley 20/2011, de 30 de Diciembre) que obtendrá 4.100 millones de euros.
3.    En el Impuesto de Sociedades no se modifica el tipo nominal del 30% sino que se procura acercar éste a la tasa efectiva sobre el beneficio contable que ahora se sitúa en el 9%. Esto supone una recaudación adicional de 5.350 millones de euros.
4.    Amnistía fiscal para aflorar rentas “no declaradas” que aportará a las arcas públicas un importe cercano a los 2.500 millones de euros.
5.    Incremento de los ingresos derivado de Impuestos especiales sobre el tabaco
La tasa impositiva nominal del 30% del Impuesto de Sociedades no se modificará. Los esfuerzos van dirigidos a acercar esta tasa nominal a la tasa efectiva del impuesto sobre el beneficio contable, que en actualmente están muy alejadas. Al beneficio contable se le aplica una serie de deducciones y modificaciones fiscales para hallar la base imponible sobre la que se aplica el 30%. Si calculamos el porcentaje del impuesto sobre el beneficio contable éste resulta en una media del 9%.
Las medidas aplicadas tienen como objetivo limitar las deducciones fiscales que puedan aplicarse, especialmente, las grandes empresas  (principales beneficiarias) y esperan recaudar un total de 5.350 millones de euros. Para ello han modificado los siguientes puntos:
•    Reducción de la deducción del fondo de comercio, que pasa del 5% al 1% del valor total de dicho intangible. Esta medida no elimina la deducción sino que la difiere en el tiempo. El fondo de comercio es el beneficio (pérdida) de la compra otra empresa, al ser adquirida por un importe inferior (superior) a su valor contable. Esta medida producirá unos ingresos de 210 millones.
•    Limitación en la deducción de los gastos financieros al 30% de la base imponible. Esta medida ayudará a reducir el fuerte apalancamiento de las empresas, en gran parte motivado por la libertad de deducción fiscal de los gastos derivados de endeudarse, en detrimento de la utilización de capital propio. Se estima unos ingresos de 1.050 millones.
•     Introducción de un límite para la libertad de amortización para que no sean de reducida dimensión. Se elimina la libertad de amortización no vinculada a la creación de empleo. Los ingresos generados serán de 840 millones
•    Nuevo cálculo del pago fraccionado que será del 8% del beneficio contable de los 3, 6 y 9 primeros meses del ejercicio. Se contempla la excepción del 4% para el primer pago fraccionado. Esta medida aportará ingresos por valor de 2.500 millones.
•    Gravamen especial para las rentas procedentes del extranjero del 8% en países sin tratado de doble imposición. El ingreso se estima en 750 millones.

Sin embargo, la medida más polémica de estos presupuestos es la de aplicar una amnistía fiscal para aflorar rentas no declaradas. No es éste ni el momento ni el lugar para debatirla en profundidad, pero sí me gustaría comentar, lo más objetivamente posible, que se trata de una medida legal, aplicada en ocasiones anteriores (el PSOE también recurrió a ella) y en otros países  (Alemania, Bélgica e Italia), que prevé ingresar 2.500 millones de euros (seguramente ya lo hayan acordado) y que no es justa.

Capítulo de gastos

La reducción del gasto a nivel estatal proviene principalmente de los ajustes en las partidas asignadas a los Ministerios, que han reducido su asignación en 12.000 millones de euros; de 79.200 a 65.800 millones.

El resto de gastos, a excepción de algunas partidas en concreto – personal activo, inversiones reales y transferencias de capital -  no suponen un ahorro presupuestario, sino que se incrementan en un 2,4%.


A este ahorro deben añadirse 8.900 millones de euros obtenidos en las medidas de recorte del Real Decreto-ley 20/2011, de 30 de diciembre.  Esto nos deja con un saldo de 22.000 millones que deberán ser aportados por las Comunidades Autónomas. He aquí la cuestión: ¿qué partidas se verán afectadas? Bien no creo que sea difícil de imaginar, puesto que la mayor del presupuesto de las CCAA se reparte entre Sanidad y Educación, ¿a cuál creéis que le tocará el palito más largo?

¡PODEIS ESCRIBIR VUESTROS COMENTARIOS EN FACEBOOK!

Publicada en Noticias | Comentarios cerrados

Filosofando…

imagesNo puedo obviar un tema tan trascedente como la huelga general del 29 de marzo, convocada como protesta a la reforma laboral y al ataque al Estado del bienestar por parte del Gobierno español. Es un tema complejo por sus múltiples dimensiones; social, política y económica. Así que he decidido abordarlo con cierta “filosofía”.

Los sindicatos, por definición, deben defender y promover los intereses sociales, económicos y profesionales de los trabajadores, y es legítimo y necesario que así sea. Entrar a debatir si es bueno o no para el país una huelga general en las circunstancias actuales, no deja de ser un argumento oportunista y demagógico. La convocatoria debe existir y somos nosotros, como sociedad, los que (libremente) debemos darle mayor o menor relevancia a través de nuestra participación.

Una vez dicho esto, considero que el quid de la cuestión no es tanto si estamos de acuerdo con la reforma laboral, o si estamos recortando en el lugar equivocado, la gravedad de la situación, el descontento, va mucho más allá de unas determinadas medidas. Estamos ante una grieta transversal y por tanto el análisis debe hacerse dando un paso hacia atrás para aumentar la perspectiva.

No sorprendo a nadie si defino el sistema que nos rige como un sistema capitalista, quizás lo que sorprenda es que me remita a Joseph Schumpeter o Carl Marx, teoristas de las primeras etapas del capitalismo, para abordar este “espinoso tema”. Primero Marx en “El Capital” (1867) y posteriormente Schumpeter en su obra “Capitalismo, socialismo y democracia” (1942), definieron el proceso de acumulación y destrucción de la riqueza bajo el capitalismo como “destrucción creativa”. Un proceso necesario para el crecimiento y la innovación, sólo posibles si la riqueza existente se devalúa constantemente – ya sea a través de guerras, abandono o crisis económicas – con el fin de despejar el terreno para la creación de nueva riqueza. No deja de ser sorprendente que a mediados del siglo XIX, ya se hablara de los “efectos colaterales” del capitalismo que aparentemente estamos viviendo actualmente. Schumpeter fue más allá y desarrolló el concepto con el argumento de que las fuerzas creativas-destructivas desencadenadas por el capitalismo lo conducirían a su desaparición. Que no cunda el pánico, sólo se está hablando de la destrucción de un sistema, nada más.

A finales del siglo XIX y comienzos del XX ya se tenía claro el precio que teníamos que pagar “disfrutar” de este sistema económico y social. Un sistema que, por otra parte, nos ha proporcionado el estado del bienestar en el que vivimos y al que no queremos renunciar. ¿Quién dijo que fuera sencillo?

Quiero entender, a partir de esta teoría de la destrucción creativa, que para crear un sistema nuevo, y como nuevo quiero decir un sistema mejor (a la evolución histórica me remito), debemos destruir lo que conocemos y volver a empezar. Este entendimiento hace que los recortes, las huelgas, los despidos masivos, los cierres de empresas, la crisis de la deuda, la crisis europea, la crisis financiera, la sensación de que nadie sabe qué hacer ni dónde ir, cobre algún sentido: estamos ante de un gran cambio, un cambio histórico, el “reset” del siglo XXI. ¡Mira que somos afortunados!

COMENTA EN FACEBOOK

Publicada en Noticias | Comentarios cerrados