A Rumasa se le complica el negocio

pagares-rumasaEn el mes de diciembre publiqué un artículo acerca de “La nueva Rumasa” advirtiendo sobre riesgo que la emisión de pagarés supone para los posibles inversores.  Ahora a la familia Ruiz-Mateos se le complica el negocio. Hasta el momento estas colocaciones masivas de pagarés se han realizado sin el control de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CMNV) aprovechando un “hueco” en la norma por el que se permite emitir pagarés con valor unitario superior a 50.000€ sin dicho control por suponer a los destinatarios inversores cualificados. “Se han dado casos en que emisiones que se han acogido a esta excepción se han colocado entre inversores minoristas”, según el Ministerio de Economía. Por ello, el Real Decreto suprime esta excepción cuando las emisiones de estos productos se hagan con publicidad. En estos casos, tendrán que contar con un intermediario financiero registrado en la CNMV.

De esta forma, estas operaciones estarán respaldadas por una entidad que asumirá la responsabilidad de que se cumplan las condiciones ofertadas y su adecuación al perfil de riesgo del inversor. Sin embargo este dinero seguirá sin estar protegido por el Fondo de Garantía de Inversiones. Esto significa que se van a acabar las colocaciones de estos pagarés porque “va a ser muy difícil que ningún bróker o banco de inversión se comprometa a asumir la responsabilidad de este tipo de operaciones tan sui generis y con falta de información respecto a la situación de la empresa que las emite o al valor de los activos que se usan como garantía”, explica uno de ellos.  Más vale tarde que nunca.

Esta entrada fue publicada en Noticias. Ir al permalink.Tanto los comentarios como los trackbacks están cerrados.