Hagamos que ocurra

la-graduacionLa imagen que tienen los jóvenes universitarios de hoy en día, y los de siempre, acerca de su futuro laboral es, si no cómoda, muy acomodada. Hace unos días un estudiante de “telecos” a punto de acabar la carrera se lamentaba de la precariedad de las ofertas trabajo, al menos en España, y me explicaba las desgracias de un compañero de su promoción y cómo sólo le ofrecen trabajos poco cualificados y peor remunerados.
Reconozco las carencias de nuestro mercado laboral y principalmente en sectores con alto contenido tecnológico, pero debiéramos preguntarnos lo que un nuevo y popular concepto llamado “coaching” promulga: qué estamos haciendo mal o bien que debiéramos hacer para provocar que ocurra. La creencia de muchos jóvenes es que con la carrea, y probablemente algún máster, adquieren el derecho a un trabajo “decente” con tan solo torpedear sus CV (en muchos casos pobres, mal confeccionados y despersonalizados) de forma indiscriminada en Infojobs.

Se han parado a pensar estas jóvenes promesas qué es lo que quieren, en qué empresa o en qué sector quieren trabajar, cómo son éstas empresas, qué buscan o qué necesitan. Se han parado a pensar qué pueden ofrecer a dichas empresas, cómo pueden ser valiosos para ellas hoy o en un futuro próximo. ¿Han sabido aprovechar uno de sus activos más importantes a su alcance, los profesores universitarios, para algo más que para reclamar en algún examen? Me temo que no.
Mi respuesta no fue la que el estudiante esperaba. No apoyé sus críticas y lamentos. Le pregunté si había leído el diario de ésa mañana (no lo había hecho) donde un artículo comentaba la inminente expansión el sector de la energía eólica y la necesidad creciente de personal cualificado. Le animé a investigar cómo son y que necesitan las empresas en las que le gustaría trabajar. Podría, con la excusa del proyecto final de carrerea, concertar entrevistas con algún responsable en áreas de su interés y de esta forma generar algún contacto o como mínimo información valiosa para su búsqueda.

Seamos imaginativos, y sobre todo seamos proactivos y hagamos que ocurra. Si queremos llegar a Paris en coche lo más probable es que utilizamos un mapa y tracemos el recorrido. Por qué no hacemos algo tan sencillo para tomar una de las decisiones más relevantes en nuestro futuro.

Esta entrada fue publicada en Noticias. Ir al permalink.Tanto los comentarios como los trackbacks están cerrados.